“Musas de Cabo Verde” es una colección fotográfica que se expone en la galería de la Sala de San Ambrosio hasta el próximo 8 de Julio. La particularidad de este proyecto se encuentra en sus protagonistas, que son miembros LGTBI+ de la sociedad caboverdiana que fueron fotografiadas por Juliette Brinkmann en 2013.

El archipiélago de Cabo Verde lleva varios años convirtiéndose en un ejemplo a seguir en numerosos foros mundiales y especialmente entre los estados vecinos de África. Esto se debe a que la situación económica ha mejorado, las hambrunas forman parte del pasado y la democracia es un modelo político consolidado. Si bien, aunque la situación es obviamente mejor que hace unas décadas Cabo Verde sigue sufriendo algunos males como las altas tasas de VIH, dificultad de acceso a sanidad y educación de calidad y, es triste decirlo, una alta intolerancia contra las personas LGTBI+. A pesar de que legalmente no está perseguido, la homosexualidad y la transexualidad son temas tabú y se puede decir que, en líneas generales, esta comunidad es socialmente rechazada.

Por ello resulta tan importante dar visibilidad y normalizar, a través de la fotografía, la realidad de las personas trans. La autora tiene una larga experiencia en relatar estas historias a través de su cámara: “Desde 1984 soy parte del movimiento LGTBI en el mundo. En Berlín fui con mi cámara en 1982 para retratar la movida alternativa” comenta Brinkmann. “Hace doce años viajé a Cabo Verde por primera vez y comencé a conocer a las protagonistas. Sin duda alguna el año 2013 se convirtió en un punto de inflexión para esta comunidad cuando se organizó la marcha por el orgullo de África en las islas. Fue precisamente entonces cuando tomé las fotos de esta exposición” añade.

A través de las fotografías en blanco y negro de “Musas de Cabo Verde” entramos en el mundo de Anita, Steffi, Bellisima, Elton, Luna, Edinha o Susi. Los testimonios escritos al lado de cada imagen nos permite comprender mejor cuáles son las realidades que han vivido sus protagonistas. Obviamente está presente el odio, la intolerancia y el rechazo, pero también podemos ver la fuerza y la resistencia para seguir adelante y cambiar ese rechazo social. Un rechazo que, aunque digamos lo contrario, sigue presente también en nuestra sociedad y que es necesario alejar de una vez por todas. “Musas de Cabo Verde” nos muestra una realidad más del continente que, como tantas otras, es bastante desconocida.