El próximo jueves, 12 de enero, a las 18 horas inauguramos la primera exposición temporal de este año 2017. Se trata un interesante proyecto titulado Adopta un robot, iniciativa del colectivo Villa Riberole.

Este colectivo  es un proyecto académico y se crea con el objetivo de comunicar valores cívicos a través del arte; despertar el interés y la curiosidad por la cultura desde la infancia, trasmitir el respeto por la naturaleza y hacer una labor solidaria con los objetos que fuesen creados bajo estas premisas.
Así nace Adopta un robot, los niños ayudan a los niños. En esta ocasión las niñas (sus alumnas han sido en su mayoría niñas) de entre 4 y 7 años han trabajado con materiales reciclados: madera de palés rotos y madera de deriva recuperada en las orillas de los ríos.
A ellas les han propuesto cuatro temas: Adopta un robot, figuras fabricadas con tacos de madera de palés; Juguemos al ajedrez, las piezas han sido fabricadas con madera de deriva; La libertad guiando al pueblo, adaptación del cuadro de Delacroix en un homenaje a los vecinos franceses con figuras de madera; y, por último, El mundo marino, peces, animales fantásticos y corales hechos con trozos de árboles secos.
En esta exposición Villa Riberole presenta al público el resultado de este trabajo e intenta atraer al museo a las familias de estas niñas y a sus amigas. Ellas son las protagonistas de la sala, sus figuras elaboradas como juguetes, con el valor y el desparpajo de la infancia sirven para establecer un diálogo con las piezas que se encuentran en la sala y para jugar al teatro de la vida.
El relato será elaborado por cada visitante de la exposición engarzándolo con la tradición de la trasmisión oral africana tan presente en la sala. Esperamos que el público disfrute de esta experiencia.
Por último, su objetivo es  hacer a estos niños no solo los protagonistas del museo, sino también los protagonistas de una labor solidaria encomiable: todas las figuras expuestas serán vendidas por un precio simbólico para su valor real el día 9 de febrero, coincidiendo con la clausura de la exposición. Todo el dinero recaudado será donado a Aldeas Infantiles. Con esto se logrará que este mes de enero, adoptando un robot, los niños ayuden a los niños.

Los objetos fabricados por los más pequeños se encontrarán distribuidos dentro de la propia exposición “Reino de Oku”,  interactuando y dialogando directamente con las piezas africanas.

Datos prácticos:

  • La exposición podrá visitarse desde el 12 de enero hasta el 9 de febrero.
  • Lugar: Sala de San Ambrosio del palacio de Santa Cruz (entreplanta).
  • Horario: de martes a sábados, de 11 a 14 h y de 16,30 a 19,30 horas; domingos, de 11 a 14 horas.
  • Entrada libre y gratuita.

¡¡No os perdáis esta oportunidad!!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Buffer this pageShare on LinkedInEmail this to someone